COLÁGENO » Qué es, para que sirve, cuanto tiempo tomarlo y cuál es el mejor suplemento

El colágeno es uno de los productos que más de moda está actualmente. Basta una simple búsqueda en internet, escuchar un rato la radio, acudir a un herbolario o tienda de nutrición para darse cuenta de que algo está pasando alrededor de este producto.

Hoy vamos a conocerlo a fondo, veremos cuáles son sus beneficios, cuánto tiempo se recomienda tomarlo en función de objetivos, qué alimentos son más ricos en esta sustancia, y cómo no, cuál de todos es el mejor suplemento.

Aunque extenso, este conocimiento previo es necesario para tener todas las herramientas necesarias y saber discernir entre los incontables tipos de suplementos, eligiendo el que más nos convenga sin dejarnos llevar por el marketing o el diseño de la etiqueta.

Probamos el Colágeno Hidrolizado Deliplus de Mercadona, ¡¡muy pronto artículo!!

Probamos el colágeno hidrolizado deliplus de Mercadona

Y es que no solo debemos tener en cuenta este producto desde el punto de vista estético, sino que dada su extensa presencia en los tejidos del organismo, es un elemento fundamental para la mejora del rendimeliento -no solo deportivo- que es de lo que al fin y al cabo tratamos en este blog.

¿Por qué está de moda el colágeno?

Pues ni más ni menos porque hay numerosos estudios que están demostrando una buena efectividad de esta sustancia, lo cual unido a un empleo rango de efectos beneficiosos, muchos de ellos asociados a mitigar los efectos del envejecimiento, hacen que sea un producto bastante apetecible, con un coste de adquisición además relativamente razonable.

COLÁGENO: Qué es, para que sirve, cuanto tiempo tomarlo y cuál es el mejor suplemento

Hay una abrumadora oferta de suplementos a día de hoy

Por otra parte posee un rango de aplicaciones bastante amplio en áreas como por ejemplo el deporte, la estética, o la salud.

Es importante tener en cuenta una cuestión fundamental y es que a medida que vamos envejeciendo nuestra producción de colágeno empieza a decrecer lo cual está asociado a los síntomas que todos conocemos el envejecimiento y que sean visibles desde fuera, como arrugas etc.

Pero no solo la edad es culpable de la falta o carencia de producción de esta sustancia en las cantidades adecuadas. Estilos de vida poco sanos dietas altas en azúcar abuso de comidas procesadas demasiada exposición al sol consumo de alcohol tabaquismo etc. pueden provocar estas deficiencias en la habilidad de producir colágeno.

No es de extrañar por tanto que personas con malos hábitos se sienta y parezcan más mayores a menor edad.

Por tanto, no cabe duda de que la presencia y normal generación de colágeno es fundamental para una vida larga, pero sobre todo para disfrutar de una buena calidad de vida (además de una mejor apariencia externa).

Todo esto unido a sus mínimos o ningún efecto secundario conocido o demostrado en estudios clínicos hace que sea un producto seguro y atractivo para el consumidor. Esto ha hecho que no pase desapercibido el potencial de ventas para las marcas.

En cierto modo, nos recuerda a la acetil L carnitina, un producto con propiedades sorprendentes, así como a la creatina, otra sustancia a tener muy en cuenta por su perfil muy seguro e interesantes aportes.

 

¿Qué es el colágeno?

Según la definicion académica es una molécula proteica -una proteína en resumen-, que se encuentra vinculada a la creación de fibras. Estas fibras colágenas se encuentran en todos los animales, y son generadas por las células del tejido conjuntivo.

El tejido conjuntivo también conocido como tejido conectivo, son un tipo de tejidos orgánicos que tienen la función primordial de cohesionar órganos y sistemas del ser vivo.

Fibras de colágeno del ligamento interior de la rodilla. Fuente: Ray Vanderby,University of Wisconsin, Madison

Fibras de colágeno del ligamento interior de la rodilla. Fuente: Ray Vanderby,University of Wisconsin, Madison

El colágeno es el componente más abundante de la piel y de los huesos, y representa el 25% -nada menos- del total de las proteínas presentes en los mamíferos.

No es casual por tanto el nombre asignado a esta sustancia: La palabra colágeno procede del griego “cola” κόλλᾰ (kólla) que significa pegamento, y el sufijo “gen” que significa γέν (gen) que significa “producción”.

El colágeno básicamente se trata de un aminoácido, que es la unidad básica de los péptidos y de las proteínas. Esta compuesto por un carbono, un grupo amino (NH2) y un grupo ácido (COOH). A partir de esta estructura se compone su nombre -aminoácido-, con bastante lógica, pues está formado por un hidrógeno -H- y un radical R.

COLÁGENO: Qué es, para que sirve, cuanto tiempo tomarlo y cuál es el mejor suplemento

Los aminoácidos se clasifican en tres clases diferentes, con dos tipos cada una:

  • Esenciales y no esenciales.
  • Polares y no Polares.
  • Alifáticos y aromáticos

El colágeno es un aminoácido no esencial, es decir, que lo genera el cuerpo humano de forma natural. Entonces ¿que sentido tiene un suplemento de algo que ya genera el ser humano por si mismo? Muy sencillo, con la edad vamos produciendo menos.

Entrando en la composición química del colágeno, vemos que de los 20 aminoácidos que pueden ser encontrados en las proteínas, el colágeno presenta una cantidad inusualmente alta de tres de ellas: Glicina, prolina e hidroxiprolina (un derivado hidroxilado de la prolina como su propio nombre indica).

Glicina

La glicina es uno de los aminoácidos que forman las proteínas de los seres vivos y que también actúa como neurotransmisor. Es el aminoácido más pequeño y desempeña múltiples funciones en el organismo humano. Fue aislada por primera vez a partir de la gelatina en el año 1820 por el director del jardín botánico en Nancy, Henri Braconnol.

Molécula de glicina, parte fundamental del colágeno

Prolina

En las proteínas donde se encuentra, la prolina frecuentemente ocupa lugares cercanos a la superficie o a los sitios de pliegue o “giro” de la cadena polipeptídica, puesto que la estructura rígida y cerrada de la prolina hacen que sea difícil una interacción fuerte con otros aminoácidos. Está también relacionada con la reparación y mantenimiento de los músculos y los huesos.

En las proteínas donde se encuentra, la prolina frecuentemente ocupa lugares cercanos a la superficie o a los sitios de pliegue o “giro” de la cadena polipeptídica

Hidroxiprolina

La hidroxiprolina se encuentra fundamentalmente en el tejido conectivo y óseo, constituyendo el 10% de la molécula del colágeno. Es una hidroxilación de la prolina, para lo que necesita de una coenzima muy importante, el ácido ascórbico o vitamina C. La ausencia de  esta impide la correcta síntesis de la hidroxiprolina, y es el origen de la enfermedad conocida como escorbuto.

 

¿Cómo se crea el colágeno?

Para no extendernos demasiado diremos que la glicina es el componente principal del colágeno, la prolina es el receptor de la glicina y funciona como precursor en la síntesis del colágeno, y la hidroxiprolina es la molécula que le aporta estabilidad a la estructura del procolágeno, vital como veremos a continuación para la correcta generación del colágeno.

Su generación no es nada sencilla, y resumiendo, su forma es la de una serie de cadenas polipeptídicas que es generada por los ribosomas del cuerpo humano. Los péptidos precursores de las moléculas de procolágeno son degradados mediante proteasas fuera de la célula, dando lugar a las fibrillas de colágeno que genera el tejido.

Estas fibrillas se enlazan entre sí por la tendencia de las moléculas de procolágeno a ensamblarse de forma escalonada y regular, toda una maravilla de la ingeniería biológica.

 

Características del colágeno

Se puede intuir que una de las propiedades del colágeno es la elasticidad, sin temor a equivocarse. Las fibras colágenas son flexibles y presentan una sorprendente fuerza a la tracción, es decir, a ser estirado y deformarse o romperse.

Para hacernos una idea, para romperse necesita aplicarse una fuerza de varios cientos de kilos por cada centímetro cuadrado de tejido, algo realmente asombroso, más aún si tenemos en cuenta que esta tensión sólo consigue extender levemente el tejido en su forma original.

COLÁGENO: Qué es, para que sirve, cuanto tiempo tomarlo y cuál es el mejor suplemento

Fibras de colágeno. Fuente: Tom Deerinck and Mark Ellisman, NCMIR

Otra de las características que presenta es la diferente organización estructural en función del tejido en el que se encuentre. Por ejemplo en la piel se entrelaza en forma de cesto de mimbre, lo que le dota de elasticidad, mientras que en los tendones se agrupa de forma longitudinal, ofreciendo flexibilidad.

Esta disposición permite nada menos que oponerse a las tracciones ejercidas desde diferentes direcciones: En un tendón, en sentido longitudinal, y en la piel, en todos los sentidos.

Además, las fibras de colágeno ofrecen una resistencia mayor a los tejidos que las contienen, reforzándolos.

 

Tipos de colágeno

El colágeno está presente en una gran variedad diferente de tejidos de los seres vivos, por lo que ya podemos ir intuyendo que los tipos van a ser numerosos. A destacar que colágeno es una gran familia de proteínas muy relacionadas entre sí, aunque pueda parecer que el colágeno es colágeno y ya está. Pues no, hay una gran variedad.

Veamos ahora cómo el colágeno se puede clasificar según la parte del cuerpo en el que se encuentra.

Si atendemos a la clasificación según el “lugar” del organismo donde se encuentra, tenemos nada mas y nada menos que 21 tipos diferentes de colágeno.

Hay que tener en cuenta que en el año 2000 había 16 tipos de colágeno identificados lo cual nos hace ver el nivel de investigación y avance que está teniendo lugar en este campo y en esta sustancia en concreto.

Para simplificar, los he organizado en grandes áreas, según se muestra en la siguiente tabla:

Tipos de colágeno por su ubicación en el organismo
Colágeno tipo I, XXPiel, hueso, tendones, córnea, dentina, esternón
Colágeno tipo II, IX, X, XICartílagos
Colágeno tipo IIITejido conjuntivo, venas, dermis, glándulas.
Colágeno tipo IV, V, VI, VII, VIII,XVDiferentes tejidos, endotelio
Colágeno tipo XIITendones y ligamentos sometidos a altas tensiones
Colágeno tipo XIIIMembranas celulares
Colágeno tipo XIVPlacenta
Colágeno tipo XVICélulas arteriales lisas
Colágeno tipo XVIICélulas plasmáticas
Colágeno tipo XVIIIMembranas basales, epiteliales y vasculares
Colágeno tipo XIXFibroblastos e hígado
Colágeno tipo XXIEncías, corazón, músculo esquelético

 

Fuentes naturales de colágeno

Como casi siempre, todo suplemento tiene su forma natural de ser obtenido, en este caso la biodisponibilidad que tenemos en la comida es muy variada, con diversas fuentes a nuestro alcance para llevar una dieta rica en fuentes de colágeno, sin volvernos locos.

Intuitivamente podemos deducir que dado que el colágeno es el “pegamento” que consolida tejidos en los seres vivos, obtenerlo a través de la ingesta de diferentes animales es la forma más natural.

De hecho, y esto es interesante, los suplementos de colágeno obtienen este compuesto de fuentes animales. Spoiler alert: La fuente animal no es la única.

Además, hay múltiples vitaminas y minerales que estimulan la creación de colágeno dentro del cuerpo humano -que veremos un poco más adelante-, o que previenen la rotura de las fibras como tales, pero centrémonos en las fuentes de origen.

Colágeno de origen bovino

Nuestra amiga la vaca nos ofrece una fuente que se encuentra en la piel, huesos y músculos, contiene colágeno en su mayor parte de tipo I y III, además de un buen suplemento de los aminoácidos glicina y prolina. Esto hace que este tipo de colágeno sea muy útil para construir músculo y para la producción general en el cuerpo humano.

Colágeno de origen marino

Se deriva principalmente del pescado y contiene colágeno tipo I principalmente, así como glicina, prolina, e hidroxiprolina. Muestra beneficios para las articulaciones, el pelo, la piel, uñas, vasos sanguíneos, órganos vitales y el aparato digestivo.

Colágeno de huevo

Se encuentra en la clara y en la yema, pero además también en la membrana de los huevos de pollo. Contiene colágeno de tipo I, III, V y X principalmente. Es rico en glicina, prolina, hidroxiprolina además de otros 18 aminoácidos.

Esta conjunción aporta beneficios a la salud que afectan sobretodo han tejido conectivo articulaciones curación de heridas y creación de músculo. Además, la membrana de huevo contiene sulfato de glucosamina un tipo de ácido hialurónico que es especialmente beneficioso para las articulaciones.

Colágeno de pollo

El colágeno de pollo está cargado con colágeno del tipo dos lo cual lo convierte en particularmente beneficioso para generar cartílago. También ayuda creando tejido conectivo en nuestros huesos tendones y piel.

Además de manera similar al colegio una vez el huevo el colágeno procedente del pollo contiene sulfato de glucosamina y sulfato de condroitina así que aporta una cantidad extra de soporte para las articulaciones. Ambos han mostrado efectividad y beneficios anti-edad también.

 

Vitaminas y minerales que ayudan a la creación natural de colágeno

Hemos visto los tipos de colágeno y de donde se puede extraer. Pero no debemos olvidar que el colágeno lo genera nuestro organismo de forma natural, aunque con la edad decrece la efectividad del proceso.

Como casi siempre, en la naturaleza y más en concreto en la alimentación, tenemos acceso a una rica fuente de sustancias que son imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Bien por que obtengamos el micronutriente directamente del alimento, o bien porque a través del alimento estemos ingiriendo los precursores de determinada sustancia, por ejemplo, el colágeno.

Vitamina C

La vitamina C es parte imprescindible en la síntesis del colágeno, especialmente durante la generación del pro-colágeno.

Sin esta vitamina, tanto la glicina como la prolina -2 de los 3 aminoácidos que conforman el colágeno- no podrían generar la hidroxiprolina (recordemos que aporta estabilidad a la estructura del procolágeno).

Vitamina E

La vitamina E, junto con la C, es uno de los grandes antioxidantes, estando especialmente presente en la piel. Su consumo neutraliza la acción oxidativa de los radicales libres.

Esta terminología te sonará de anuncios de cosmética: “oxidación”, “radicales libres”. ¿Por qué se asocia a la estética? pues porque los radicales libres dañan la estructura de las celdas de colágeno en el cuerpo.

Fundamental e intuitivo por tanto, evitar que se dañe el colágeno en la medida de lo posible para los tratamientos antiedad.

Zinc

El zinc es un mineral esencial para la formación de los huesos. Esto es debido mayormente a su rol como uno de los factores en la generación del colágeno.

El zinc incrementa la función osteogénica de los osteoblastos que son las células que sintetizan las los densos y entrecruzados tejidos de colágeno especializados en generar el tejido del hueso.

Además, algunos hallazgos indican que el zinc ralentizar la velocidad de la rotura del colágeno incluso ha llegado a demostrar que mejora la velocidad de curación de heridas.

Cobre

El cobre es un mineral esencial al igual que el cinco y el requerido para la formación de las fibrillas de colágeno.

Es un factor para la creación de una enzima dependiente del cobre (lisil oxidasa) que completan los pasos finales de la síntesis del colágeno.

Por tanto, la presencia del cobre directamente implica la formación de colágeno en nuestro cuerpo.

Manganeso

Por último, el manganeso, y cuidado porque no se debe confundir con el magnesio. El manganeso es otro mineral esencial requerido para la activación de la prolidasa, una enzima que es cofactor en la generación del aminoácido prolina.

La prolina como hemos visto es uno de los de los tres aminoácidos esenciales implicados en la generación de colágeno. Nada más y nada menos que un 17 %.

 

Beneficios del colágeno como suplemento

No son pocos los beneficios que nos aporta una suplementación de colágeno, aquí citaremos algunos cuantos junto a la evidencia científica que los respalda.

1. Ayuda correcto funcionamiento de las articulaciones reduce el dolor y la inflamación

El colágeno forma una estructura suave y gelatinosa alrededor de nuestros huesos, lo que proporciona soporte para las articulaciones y para el funcionamiento óptimo de las mismas, lo que al final redunda en una movilidad sin dolores.

Por el contrario, una ausencia de colágeno puede por si misma generar dolor y falta de movilidad, especialmente asociado a la edad, problemas articulares, heridas o incluso un exceso de uso o stress de la articulación, dándose este caso habitualmente en deportistas.

Como no podía ser de otra manera, asegurar un beneficio para la salud debe de estar debidamente acreditado por diferentes estudios, y en este caso son numerosas evidencias científicas las que así lo demuestran:

2. Mejora la salud de la piel

Si el cuerpo produce la cantidad suficiente de colágeno la piel parece joven y firme, pero si esto no es así, la piel se mostrará fláccida, con arrugas y seca. Por lo que un aporte extra (si no producimos el suficiente) ayuda a contrarrestar estos efectos adversos, propios de la edad.

Por si esto fuera poco, la carencia de colágeno hace que las heridas cicatricen con mayor dificultad, amén de incrementar la sensibilidad a las mismas.

¿Existen estudios que demuestren este efecto positivo? Por supuesto, y no pocos. Podemos estar seguros de que el colágeno oral reduce las arrugas y la sequedad de la piel, entre otros:

3. Refuerza las uñas el pelo y los dientes

A menudo se asocia el la suplementación de colágeno con los productos de belleza, especialmente centrados en el pelo, la piel y las uñas. Una producción natural de colágeno en forma suficiente ayuda al crecimiento, fortaleza y mantenimiento del brillo del pelo, además de unas uñas suaves y con una superficie limpia, resistentes a la rotura.

Dado que con la edad, la cantidad de colágeno que se genera se reduce, ya se puede imaginar que lo notaremos en las partes más visibles de nuestro cuerpo, la piel, el pelo y uñas. Incluso, hay estudios que demuestran que el colágeno puede ayudar a combatir la caída del cabello.

Veamos algunos estudios al respecto:

4. Mejora la calidad del sueño

Este beneficio es inesperado y sorprendente. De acuerdo a los descubirimientos de diferentes estudios, la ingesta de 3 gramos de glicina (uno de los aminoácidos presentes en el colágeno), antes de ir a dormir, mejora la calidad del sueño y reduce la fatiga el día siguiente.

Tal y como veremos más adelante, dado que el colágeno contiene un tercio de glicina aproximadamente, unos 9 gramos de colágeno nos proporcionarán la cantidad suficiente para un sueño reparador:

5. Ayuda a una digestión saludable

Este punto es tan intuitivo, que casi parece fruto de la fantasía. Si ingerimos colágeno de forma oral, deberíamos tener beneficios en los tejidos del intestino. Intuitivo, y correcto, pues el colágeno ayuda a la generación del recubrimiento protector a lo largo del tracto gastrointestinal.

Hay estudios que han demostrado que algunas enfermedades como el síndrome inflamatorio del intestino grueso presentan en el paciente bajos niveles de laminina sérica -o serum laminin en inglés-, que es un aminoácido del que se deriva la glicina.

Por lo tanto una presencia reducida de esta sustancia conllevaría una reducción del colágeno, debilitando el sellado del tracto gastrointestinal.

Esto produciría una serie de desordenes gastrointestinales como la enfermedad de Crohn, reflujo ácido, colitis ulcerosa, o el síndrome del intestino permeable:

6. Mejora la salud del hígado

Aún más importante que la salud intestinal, es que el colágeno ayuda a limpiar nuestro hígado, implicado en la regulación de una buena cantidad de funciones metabólicas, así como en la respuesta inmunitaria.

Es el gran filtro del cuerpo humano a través del cual pasa todo: alcohol, nicotina, azúcares, etc. Estas sustancias perniciosas pueden generar la aglomeración de ácidos grasos, impactando negativamente en el metabolismo y en la función inmunológica.

Hay estudios que indican que la glicina en concreto reduce el daño causado al hígado por el alcohol, ya que mejora el transporte de los ácidos grasos.

7. Es un protector del sistema cardiovascular

El sistema cardiovascular se encuentra protegido por una estructura de colágeno, compuesta de cuatro bandas de tejido conectivo.

La presencia de colágeno a través de toda la estructura cardiaca es imprescindible para la circulación sanguínea. Su elasticidad favorece la vasodilatación habilitando a los vasos sanguíneos a ensancharse.

En cambio, si tenemos una pérdida de colágeno y los vasos sanguíneos están endurecidos como consecuencia, se reduce la capacidad de expulsar los ácidos grasos a través del torrente de la sangre, lo que acaba redundando en que se acumulen favoreciendo el fallo del corazón y la arterioesclerosis.

8. Mejora la composición del cuerpo

La glicina es el desencadenante de una reacción en cadena que incrementa la energía, fuerza y el metabolismo en el ser humano.

En una primera fase, el cuerpo emplea la glicina para convertir la glucosa en energía para las células musculares, por lo que sorprendentemente es una herramienta más en nuestro maletín de recursos para mejorar el rendimiento.

Esta propiedad del colágeno, o mejor dicho, de uno de los aminoácidos que conforman el colágeno, ha sido descubierta recientemente en estudios que analizaron la respuesta metabólica en entrenamientos de deportistas de resistencia.

Los resultados fueron obtenidos comparando el grupo de deportistas que suplementaron con colágeno contra otro grupo de deportistas que consumieron un placebo -sustancia inocua usada como contraste en los estudios-.

Durante un periodo de 12 semanas, todos los participantes que siguieron la rutina de entrenamiento experimentaron una fuerza muscular incrementada así como una mejora en la composición corporal, aunque los resultados fueron sensiblemente superiores en el grupo de deportistas que incluyeron en su diera un suplemento de colágeno.

 

Consejos a tener en cuenta para eligir un buen suplemento de colágeno

Por todo lo anterior, no es de extrañar la avalancha de productos en las estanterías de los comercios, al igual que es perfectamente esperable la duda del consumidor sobre qué producto de colágeno en concreto elegir.

Hay que tener en cuenta ciertos detalles importantes que son los que determinan la calidad y la efectividad de cada producto de colágeno, si queremos elegir no solo ya el mejor, sino el que mejor se adapte a nuestros objetivos. Vamos con ellos.

Elige siempre colágeno hidrolizado

Las moléculas de colágeno en su forma natural curiosamente son demasiado grandes para ser absorbidas de forma eficaz por el cuerpo humano, por lo que si queremos un suplemento de colágeno que maximice los efectos positivos por cada unidad de producto ingerida, es necesario que sea colágeno hidrolizado.

¿Qué significa esto? Pues que las moléculas de colágeno pasan por un proceso en el cual se divide la cadena en péptidos más pequeños para permitir una mejor absorción. Los estudios demuestran que la cantidad de colágeno hidrolizado que es absorbida y pasa al torrente sanguíneo es de un 90% en un hora.

Esto es importante porque es a partir del riego sanguíneo que el colágeno es llevado a cada rincón de nuestro cuerpo que lo necesita como por ejemplo los huesos, la piel… asique es más que intuitivo pensar que a mejor absorción, mayor presencia en sangre, y más colágeno llegará a las zonas del cuerpo donde ayudará a la generación de nuevas fibras.

Cantidad recomendada de glicina

Aquí hablaremos no de la cantidad de colágeno que debe contener el producto si no de la cantidad de glicina que necesitamos.

El colágeno contiene un 35% aproximadamente de glicina y el cuerpo humano necesita al menos 10g de glicina diarios.

Esto no quiere decir que tengamos que ingerir esos 10g directos en suplementación ya que el cuerpo humano genera de forma natura glicina, en una cantidad estimada de 3 gramos por día.

Este proceso se llama biosíntesis, y es el que según cumplimos años disminuye el rendimiento, tal y como hemos visto anteriormente.

Conociendo estos datos, hagamos un cálculo de la cantidad diaria necesaria de colágeno a suplementar.

Primero, veamos la cantidad de glicina objetivo:

  • Total de glicina objetivo: 10g
  • Total de glicina biosintetizada: 3g
  • Total de glicina a suplementar: 7g

Para lo cual necesitaremos suplementar:

  • Cada gramo de colágeno contiene un 35% de glicina: 0,35g
  • Cada diez gramos de colágeno contienen 3,5g de glicina
  • Por tanto, necesitaremos 20g de colágeno para obtener 7g de glicina objetivo

Aunque podríamos rizar el rizo y añadir a la ecuación que la biodisponibilidad en sangre del colágeno hidrolizado al cabo de una hora es del 90%, por lo que para obtener esos 7g de glicina objetivo, tendríamos que suplementar un 10% adicional de colágeno, lo que nos daría un total de 22g diarios con los que compensaríamos las pérdidas de absorción.

Todo esto por supuesto es teoría, cada persona presenta unas características únicas, generando más glicina de forma natural, o menos, absorbiendo más o menos colágeno… afortunadamente el colágeno tiene un perfil muy seguro y muchos estudios así lo demuestran, con lo que no es algo que deba de preocuparnos excesivamente.

Contenido de vitamina C

Tal y como hemos comentado, la vitamina C juega un papel fundamental, es lo que se denomina un cofactor. Sin vitamina C, no se podría generar la hidroxiprolina que aporta estabilidad a la estructura del procolágeno, esencial en la síntesis del colágeno.

No es imprescindible que el suplemento de colágeno incluya esta vitamina si se aporta convenientemente en la dieta o se suplementa aparte.

Ingredientes añadidos

No sería muy lógico elegir un suplemento de colágeno si por otra parte su composición nos va a aportar una serie de compuestos que no son beneficiosos para el organismo, como por ejemplo azúcares, sabores artificiales o conservantes, por lo que, elige un suplemento que no contenga estos componentes.

Conclusiones

No cabe duda de que el colágeno es una herramienta muy interesante para ser tenida en cuenta, pero hay que tener paciencia ya que los cambios no son drásticos.

Los beneficios que aporta son respaldados por la evidencia en estudios, y es además un producto seguro, con evidencias al respecto también.

Por contra, quizás el excesivo marketing y la increíble cantidad de variantes que asaltan los estantes de los comercios pueden llegar a confundir al consumidor, si le falta información adecuada. Pero para eso estamos nosotros aquí.

Es vuestro turno de pensar y decidir si os parece adecuado incorporar este producto a vuestra suplementación, y hacer una buena elección en función de vuestras necesidades.

Por nuestra parte nada más salvo adelantaros que estamos preparando una review de varios productos de colágeno existentes en el mercado, que esperamos publicar muy pronto.

Aviso: Recuerda que los contenidos que publicamos aquí tienen un carácter meramente informativo, no prescriptivo, ni médico. Nos limitamos a describir las propiedades de principios activos, sin aconsejar necesariamente su consumo. Los efectos que describimos pueden no notarse en tu caso o variar entre personas. Debes consultar a tu médico en todo momento antes de consumir un producto.

 Si estás planeando seriamente iniciar una suplementación, lee nuestra exención de responsabilidad.

Nuestra valoración
  • Precio
  • Evidencia
  • Disponibilidad
  • Efectividad
4.1

Resumen

El colágeno es un producto que está de moda, pero al que no le falta evidencia científica. Desde luego no es un producto milagro pues no obra maravillas a corto plazo, pero en el medio y largo plazo, los estudios indican que sí tiene propiedades más que interesantes. La única pega, el precio, algo elevado si tenemos en cuenta que es un producto a suplementar en largo plazo.

¿Quieres comentar algo?